Soledad Bauzá

Comenzó a cantar jazz en 2000 en el hotel Conrad de Punta del Este. Hasta el momento lo había hecho durante 25 años en la ducha, donde el reverb es maravilloso, y tras cortinas cuando era niña animada por su tía Beatriz, única persona que la estimuló musicalmente en ese cuarto de siglo. Por un tiempo defendió el concepto "banda", y definió a su proyecto 'Glamorama'. Hasta que comprendió que en un circuito como Uruguay, los mejores músicos (con quienes aspira a tocar) viven embarcados, de gira o se reparten en mil proyectos. El line up cambia tanto..que más que egocéntrico resulta sensato si se es cantante (y una nunca 'manda cambio' a sus conciertos), asumirse solista.

Sol rescata el formato canción de los standards, versiona y cruza géneros, y canta en formatos más bien pequeños, en función del 'entorno posible'. En Uruguay (salvo para bandas exitosas y populares), no hay amplificación en los pubs, los músicos no cuentan con equipos propios y en el circuito en vivo resulta caro y complicado ya poder amplificarse y monitorearse con un sistema básico apenas siendo un trío. Ya una big band..es una utopía. En sus ciclos, tributos y espectáculos Sol despliega un repertorio acústico básicamente de impronta jazzera al que adjunta versiones de sus temas favoritos del pop, soul, rock, blues, reggae, tango y folclore iberoamericano, con espíritu retro. Recurre a veces a ambientación sugestiva como proyecciones o remixes de películas.

Es amante de la comedia musical y la historia del cabaret como espacio de transgresión erótica y socio-política. Disfruta el despliegue lúdico y estético de sus códigos (caño, descaro, portaligas), pero lo siente un statement mucho más profundo, intelectual, rebelde e incluso feminista de lo que aparenta en la cultura de masas. Lo siente como motor de incorrección política, emancipación y metáfora de las raíces históricas de la apropiación alternativa de algunos discursos ortodoxos: del arte, la política, el sexo, el status quo... Como tributo a Bob Fosse y sus ídolas 'dark' Marlene Dietrich, Lotte Lenya y Marilyn Monroe (entre otras), Sol escribió e interpretó el café concert 'Jazz y Cabarute: del cabaret berlinés al music hall americano' (2003). Ese espectáculo recorrió pubs del under de Montevideo, la legendaria Pachamama, los teatros La Candela y El Sótano.

Algunos músicos que la han acompañado en su proyecto: los pianistas Diego D'Angelo, Luciano Supervielle, Ignacio Labrada, Horacio di Yorio y Sebastián Zinola, los guitarristas Diego Porchile, Nicolás Mora, Eduardo Mauris, Jorge Fonseca, Alexis Da Rosa, Alejandro Sánchez y Daniel Rodons (Hot Club de Montevideo), los contrabajistas Gabriel Casacuberta, Alfonso Santini, Roberto De Bellis, Leonardo Anselmi, Nicolás Ascone, y Andrés Pigatto, los bateristas Martín Muguerza, Nelson Cedrés, Cachi Baccetta, Pablo Meneses, Luis Jorge Martínez y Andrés Arrillaga, los trompetistas Ynda Meaves y Gastón Ackerman, la clarinetista Carla Cairoli, y los saxofonistas Martín Olaso, Natalie Cordero y Ana Laura Sellanes, entre otros.

Grabó invitada en los discos “Sexteto Electrónico Remixes”, álbum “Supervielle” del pianista, scratcher y productor de Bajofondo Tango Club Luciano Supervielle; “Carlos” de Carlos Casacuberta; disco de El santo Remedio (reggae), y producciones de dj’s y productores. Sol cantó invitada en espectáculos de la Memphis Jazz Band, la compañía Boom Company, el trío Rockadictos y el cuarteto de saxofones Ellas. En 2009 se presentó en el Festival Internacional JAZZ A LA CALLE 2009, de Mercedes (Soriano). Sol compone y tiene un proyecto de música original llamado ANIMALIA. Por el momento y hasta 2011, sus canciones están stand by. Hasta ahora las presentó en vivo en contadas ocasiones, como el Festival de Cantautoras FEMININDI en Lindolfo (Montevideo, 2008).

En 2010 Sol estrenó 'Las Canciones de Mateo 'En Museo del Vino. A 20 años de la muerte del máximo referente de la música popular uruguaya, fue un imperativo expresivo cantar sus canciones. Las versiones de Sol se integraron cada vez más al repertorio 'JAZZ & Más' en el que -paralelo al 'So(u)L de Noche'-, fusiona y alterna géneros. Según el semanario BRECHA el abordaje de este cancionero fue "jazzístico", "fértil, arriesgado y polémico". Hoy la intérprete considera que en definitiva a lo que apuesta es a la música popular urbana abrazada a un JAZZ RIOPLATENSE. A una mirada jazzística a géneros de armonías fraternas. Desde la balada al swing, desde los boleros a la bossa enamorada y el soul en ascuas que una sensibilidad bien al sur del sur, y con raíces emigrantes de tierras europeas tan entreveradas, (según lo siente Sol) solo podía resultar apasionada, mestiza, y algo confusa. Con la sola certeza de su sed de exploradora.