Supernova

12

Los integrantes de Supernova llevan adelante una propuesta musical distinta. Concientes del desafío queimplica lo novedoso saben que para trabajar con lo espontáneo hay que prepararse mucho.

Así es como la música de Supernova surge palpitando de la comunicación libre y en tiempo presente entre sus integrantes. Sin límites de instrumentos, ritmos, melodías o sonidos, entretejen una trama sonora organizada que emergiendo de la fusión espontánea de los lenguajes de la música del mundo, siempre resulta sorprendente y novedosa. Cada tema nace, se desarrolla y finaliza definitivamente, como si fuera una entidad viva, para no volver a repetirse. Aceptando la diversidad de los códigos musicales va en busca de un nuevo lenguaje universal que nos conecte a todos desde el corazón.

En definitiva, la música que Supernova hace no se puede clasificar dentro de un estilo, ya que fusiona múltiples formas y lenguajes musicales. Cada espectáculo es único y singular, e integra variados instrumentos: guitarras de cuerdas de acero y eléctricas, sintetizadas y con sonidos de cítara, batería, tabla, djembe, accesorios, bongoes, marimba, bajo, contrabajo, saxos, flautas, whistle, didgeridoo, shakuhachi, trutrucas, trompes, EWI, etc…

Supernova nació en el año 2000. Lo que primero fue un grupo de amigos gracias al estímulo y apoyo que fueron recibiendo, se transformó en una banda y luego en un proyecto musical de mayor envergadura. Desde hace diez años Juan José Casal en guitarras, Federico Kerber y Gustavo Cúneo en percusión, Popo Romano en bajos, Claudio Martínez en guitarras y Daniel Escanellas en vientos integran en forma estable este grupo.

3SINTESIS

Varios escenarios montevideanos han sido testigos de las irrepetibles -en sentido estricto- actuaciones de Supernova. El Museo del Vino constituye un marco ideal para el despliegue de una música que surge palpitando de la comunicación libre y en tiempo presente entre sus integrantes.